Francis Kéré, ganador del Premio Pritzker 2022 – PROA Arquitectura % %

Imagen de entrada. Pabellón Xylem. Fotografía: cortesía de Francis Kéré

Diébédo Francis Kéré, nacido en 1965 en Burkina Faso, África occidental, fue el ganador del Premio Pritzker 2022.

En su lugar de origen, Gando, no había escuelas, por lo cual debió separarse de su familia a los siete años para ir a estudiar a Tenkodogo. Posteriormente, a sus 20 años, viajó a Berlín, Alemania, con una beca de carpintería vocacional, y luego entró, también becado, a la Technische Universität Berlin, de donde se graduó en 2004 con un título avanzado en arquitectura.

Aun viviendo lejos de Burkina Faso, la mente de Kéré nunca se alejó de su tierra natal. Reconoció la responsabilidad de su privilegio e inició la fundación “Schulbausteine ​​für Gando e.V.” (“bloques de construcción escolares para Gando”) que en 1998 fue rebautizada como “Kéré Foundation e.V.” con el fin de recaudar fondos y abogar por el derecho de los niños a un salón de clases cómodo. Su primer edificio, la Escuela Primaria Gando (2001, Gando, Burkina Faso), fue construido por y para la gente de esa ciudad. Los lugareños aportaron mano de obra y fueron guiados por este arquitecto para lograr formas inventivas a partir de materiales autóctonos e ingeniería moderna. A esta obra se le otorgó el Premio Aga Khan de Arquitectura en 2004. Luego, en 2005, fundó el taller de arquitectura Kéré Architecture en Berlín, Alemania.

Kéré tiene doble ciudadanía de Burkina Faso y Alemania y pasa su tiempo profesional y personal por igual en ambos países.

Palabras del jurado

Desde que el mundo comenzó a prestar atención a la notable obra e historia de vida de Francis Kéré, ha servido como un faro singular en la arquitectura. Nos ha mostrado cómo la arquitectura actual puede reflejar y satisfacer las necesidades, incluidas las necesidades estéticas, de los pueblos de todo el mundo. Él nos ha mostrado cómo lo local se convierte en una posibilidad universal. En un mundo en crisis, entre valores y generaciones cambiantes, nos recuerda lo que ha sido, y sin duda seguirá siendo, piedra angular de la arquitectura práctica: un sentido de comunidad y calidad narrativa que él mismo es capaz de contar con compasión y orgullo. En esto proporciona una narrativa en la que la arquitectura puede convertirse en una fuente de felicidad y alegría continuas y duraderas.

Por los dones que ha creado a través de su obra, dones que van más allá del ámbito de la disciplina de la arquitectura, Diébédo Francis Kéré es el ganador del Premio Pritzker 2022.

Miembros del jurado

Alejandro Aravena (presidente): arquitecto, docente y premio Pritzker 2016. Santiago, Chile. Barry Bergdoll: historiador de arquitectura, docente, curador y autor. Nueva York, EE. UU. Deborah Berke: arquitecta y decana de la Escuela de Arquitectura de Yale. Nueva York. Esteban Breyer: juez de la Corte Suprema de EE. UU. Washington DC. André Aranha Corrêa do Lago: crítico de arquitectura, curador y embajador de Brasil en India. Delhi, India. Kazuyo Sejima: arquitecta y premio Pritzker 2010. Tokio, Japón. Wang Shu: arquitecto, docente y premio Pritzker 2012. Hangzhou, China. Benedetta Tagliabue: arquitecta y docente. Barcelona, España. Manuela Lucá-Dazio (directora ejecutiva): París, Francia.

Otros premios y reconocimientos. Premio Global de Arquitectura Sostenible de la Cité de l’Architecture et du Patrimoine (2009), Premio Arquitectónico Suizo BSI (2010), Global Holcim Awards Gold (2012, Zúrich, Suiza), Schelling Architecture Award (2014), Premio en memoria de Arnold W. Brunner en arquitectura de la Academia Estadounidense de Artes y Letras (2017) y la Medalla de la Fundación Thomas Jefferson en Arquitectura (2021).

2001
Escuela primaria de Gando. Gando, Burkina Faso

“La buena arquitectura en Burkina Faso es un salón de clases donde puedes sentarte, tener luz filtrada que entre de la manera en que quieras usarla, a través de una pizarra o en un escritorio. ¿Cómo podemos quitar el calor que proviene del sol, pero usar la luz para nuestro beneficio? La creación de condiciones climáticas para brindar comodidad básica permite una verdadera enseñanza, aprendizaje y emoción”. F. K.

Esta escuela sentó las bases de la ideología de Kéré: construir un remanso con y para una comunidad con el fin de satisfacer una necesidad esencial y redimir las desigualdades sociales. Su respuesta requería una solución dual: un diseño físico y contemporáneo para una instalación que pudiera combatir el calor extremo y las malas condiciones de iluminación con recursos limitados, y una resolución social para superar la incertidumbre dentro de la comunidad.

Recaudó fondos de fuentes internacionales mientras creaba oportunidades para los ciudadanos locales, que incluían desde la concepción arquitectónica hasta la formación profesional en artesanía para producir elementos para la construcción. Así la arcilla autóctona se fortificó con cemento para formar ladrillos con masa térmica bioclimática, que mantienen el aire más fresco en el interior y el diseño permite que el calor escape a través de un techo elevado, amplio y en voladizo. El resultado fue una ventilación sin la intervención mecánica del aire acondicionado. El éxito de este proyecto aumentó el alumnado de la escuela de 120 a 700 estudiantes y catalizó la vivienda para profesores (en 2004), una ampliación (2008) y la biblioteca (2019).

Fotografías: cortesía de Erik-Jan Owerkerk

2010
Parque Nacional de Mali. Bamako, Mali

Fotografías: cortesía de Iwan Baan

2010
Villa Ópera. Laongo, Burkina Faso

Imagen de conjunto: cortesía de Kéré Architecture
Fotografía: cortesía de Francis Kéré

El arquitecto Francis Kéré empodera y transforma comunidades a través del proceso de la arquitectura, su compromiso con la justicia social y el uso inteligente de materiales locales para conectarse y responder al clima natural. Trabaja en países marginados cargados de limitaciones y adversidades donde la arquitectura y la infraestructura están ausentes. Allí construye instituciones escolares contemporáneas, instalaciones de salud, viviendas profesionales, edificios cívicos y espacios públicos, muchas veces en tierras donde los recursos son frágiles y el compañerismo es vital. La expresión de sus obras supera el valor de un edificio en sí mismo.

2014
Centro de Salud y Bienestar Social. Laongo, Burkina Faso

Fotografías: cortesía Francis Kéré

2014
Clínica Quirúrgica y Centro de Salud. Léo, Burkina Faso

Fotografías: cortesía Francis Kéré

Todo el trabajo de Francis Kéré nos muestra el poder de la materialidad arraigada en el lugar; sus edificios, para y con las comunidades, son directamente de esas comunidades —en su fabricación, sus materiales, sus programas y sus personajes únicos—, están atados al suelo sobre el que se sientan y a las personas que se sientan dentro de ellos. Tienen presencia sin pretensiones y un impacto moldeado por la gracia.

2016
Escuela secundaria Lycée Schorge. Koudougou, Burkina Faso

Fotografías: cortesía de Francis Kéré e Iwan Baan

Fotografía: cortesía de Francis Kéré

La obra de Francis Kéré es, por su esencia y su presencia, fruto de sus circunstancias. En un mundo donde los arquitectos construyen proyectos en los más diversos contextos —no sin controversias— Kéré contribuye al debate incorporando dimensiones locales, nacionales, regionales y globales en un equilibrio muy personal de experiencia de base, calidad académica, baja tecnología, alta tecnología y verdaderamente multiculturalismo sofisticado. En el pabellón Serpentine, por ejemplo, tradujo con éxito en un lenguaje visual universal y de una manera particularmente eficaz, un símbolo esencial olvidado hace mucho tiempo de la arquitectura primordial a nivel mundial: el árbol.

2017
Pabellón Serpentine. Londres, Reino Unido

Fotografías: cortesía de Iwan Baan

Fotografía: cortesía de Francis Kéré

Esta estructura temporal, realizada para la Serpentine Gallery, toma su forma central de la forma de un árbol y sus paredes desconectadas y curvas están formadas por módulos triangulares de color índigo, que es un color que representa la fuerza en la cultura de Burkina Faso, y más personalmente, una prenda de boubou azul usada por el arquitecto cuando era niño. El techo separado se asemeja al de sus edificios en África, pero dentro del pabellón el agua de la lluvia se canaliza hacia el centro de la estructura para recordar la escasez de agua que se experimenta en todo el mundo.

2019
Instalación Sarbalé Ke. California, Estados Unidos

Los diseños de Kéré están llenos de simbolismo y sus obras fuera de África están influenciadas por su educación y experiencias en Gando. En este caso se inspira en la tradición de África Occidental de reunirse bajo un árbol sagrado para intercambiar ideas, narrar historias y celebrar. Esta instalación fue diseñada para el Festival de Música y Artes de Coachella Valley (California, Estados Unidos), su nombre en el idioma nativo Bissa es Sarbalé Ke, que se traduce como “Casa de celebración”, y hace referencia a la forma del árbol baobab hueco, venerado en su tierra natal por sus propiedades medicinales.

 

Fotografías: cortesía de Iwan Baan

2019
Pabellón Xylem del centro de arte Tippet Rise. Montana, Estados Unidos

Fotografías: cortesía de Iwan Baan

Desde que completó la escuela en su pueblo natal, Kéré ha perseguido el espíritu y el método de trabajar con la artesanía y las habilidades locales para elevar no solo la vida cívica de los pequeños pueblos, sino, también, aquella de las deliberaciones nacionales en los edificios legislativos. Es el caso de sus dos proyectos en marcha: la Asamblea Nacional de Benín, en construcción avanzada, y la Asamblea Nacional de Burkina Faso, obra paralizada temporalmente por la actual situación política en el país.

Proyecto
Asamblea Nacional de Burkina Faso. Uagadugú, Burkina Faso

Uno de los proyectos más ambiciosos del arquitecto es la Asamblea Nacional de Burkina Faso, que se encargó pero permanece sin construir en medio de los tiempos inciertos actuales. Después de que el levantamiento de Burkinabè en 2014 destruyera la estructura anterior, el arquitecto diseñó un edificio piramidal escalonado y enrejado, que alberga un salón de actos para 127 personas en el interior, mientras que en el exterior fomenta la congregación informal. Esta es una pieza de un plan maestro mayor, previsto para incluir flora autóctona, espacios de exhibición, patios y un monumento a aquellos que perdieron la vida en protesta por el antiguo régimen.

Imágenes: cortesía de Kéré Architecture

“Crecí en una comunidad donde no había jardín de infantes, pero donde la comunidad era tu familia. Todo el mundo te cuidaba y todo el pueblo era tu patio de recreo. Mis días estaban llenos de asegurar comida y agua, pero también simplemente estar juntos, hablar juntos, construir casas juntos. Recuerdo el cuarto donde mi abuela se sentaba y contaba historias con un poco de luz, mientras nos acurrucábamos uno al lado del otro y su voz dentro del cuarto nos envolvía, convocándonos a acercarnos y formar un lugar seguro. Este fue mi primer sentido de la arquitectura”. F. K.

Las imágenes y la información de este artículo fueron tomadas de: 

La entrada Francis Kéré, ganador del Premio Pritzker 2022 se publicó primero en PROA Arquitectura.

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Ingresa con e-mail

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de agente

Administre sus listados, perfil y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de agente

Administre sus listados, perfil y más

Ingresa con e-mail
Scroll al inicio